Repensar la educación

repnesar 2 (2)

Repensar la educación permite entender la necesidad de que pueda funcionar más como una herramienta para lograr un bien mayor, para aprender a tomar decisiones que integren a los demás, para que realmente ayude a niños y adolescentes a sentirse bien interiormente en una sociedad que estrecha distancias, y en la que necesitamos estar conectados cada vez con más personas.

Hoy la educación en las aulas necesita poner el acento en la empatía, la responsabilidad social y ayudar a desarrollar cualidades como la diplomacia, la tolerancia, el respeto, la comprensión, el orden, la creatividad, la justicia, la gratitud… A saber predecir conductas ajenas, a “saber ver” y sentir al otro, a desarrollar el conocimiento del propio mundo interior, ser flexibles, pacientes… El objetivo es que niños y adolescentes tengan vidas más plenas, y que sean menos manipulables y consumistas. Que aprendan a ver que el lado altruista, generoso, compasivo y empático es un motor potente para lograr la verdadera revolución educativa debido a que también mejora los aprendizajes. Y es que la Paz no es sólo una definición formal, ni se reduce a sentir momentos de bienestar y armonía. Es necesario educar para la Paz, promoviendo una vida significativa y valiosa, insistiendo en aquellos aspectos que nos definen como seres humanos. La única revolución educativa verdadera es educar la humanidad, educar el corazón, y esto no es otra cosa que enseñar a ser.

Menu principal
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Google PlusVisit Us On Youtube