¿Qué es el cerebro social?

p

Cuando vemos a los demás nuestro cerebro  social se  enciende,  y ponen en marcha  recursos para  formar parte del grupo y para que seamos reconocidos como  personas. Así que lo  único que necesita el cerebro social es conectar con otros.

De hecho, es fácil ver cerebros  conectados, lo hacemos a través de la vista, del lenguaje y de las emociones, por  contagio emocional, y por  la imitación.  Lo fascinante es que con sólo interactuar  con otras personas el   cerebro pone en marcha  aspectos como la empatía, el  altruismo, la lectura emocional, la facultad de  predecir acciones de otros, percibir  de manera instantánea el estado interior de otras persona,  comprender sus sentimientos y pensamientos,  sentir con los otros, incluso  leer las señales emocionales  y no verbales,  así como  escuchar con receptividad, resonar emocionalmente, armonizar,  comprender pensamientos y sentimientos,  o bien ponerse en el lugar del otro, evaluar el rostro mediante neuronas especializadas, y por si fuera poco  percibir  las intenciones de nuestros semejantes.

Y todo eso es capaz de llevarlo a cabo casi al mismo tiempo. Pero sin embargo  cada una de estas capacidades, que han ido apareciendo en diferentes momentos de la infancia, no siempre se han tenido en cuenta desde un punto de vista pedagógico, para que niños y adolescentes tengan mejores conexiones con los demás, dándoles la posibilidad de que  se sientan mejor consigo mismos y sean  más   felices.

Autora: Nora Rodríguez

Menu principal
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Google PlusVisit Us On Youtube